sábado, agosto 27, 2011

Llevo tu sed clavada en mi costado


El amor no tiene sexo, ni reglas, ni leyes que delimiten las caricias en la piel donde me abrazo.
       Llevo tu sed clavada en mi costado como un adios preñado de ambrosìa.
       En los labios la fe de la utopìa. Cuando abrazo tu piel todo es sagrado.
       Y no logro saber si esto es pecado, o es amor en la tarde que confìa con amor en silencio.
       Osadia es estar todo el tiempo enamorado.
       Me carcome tu amor y me engrandece. A tu lado mi huerto se florece con la savia mas joven que la espera.
       Me entristecen los ojos de la gente que no dejan que amemos libremente en las alas de un sueño de quimera.
       Amor, amarte asì como te amo, que ya no soy yo mismo en el camino.
       Un rayo que desciende vespertino para herirme en mi ser. Yo te proclamo amor que naaa puro.
       Y te llamo amor, y mas que amor, en masculino.
       La palabra es amor, y mi destino contra todo el mundo yo lo reclamo.
       Que nadie me confunda en el sendero, tu amor y tu amistad es lo que quiero, la paz de tu sonrisa en la alborada.
       Que nadie intente nunca separarnos, que a nadie hacemos daño con amarnos, que yo sin este amor no siento nada.
       He soñado tu amor en la distancia que separa los labios del anhelo, y soñè que soñando mi desvelo, se preñaba de sed y de abundancia.
       Te lo digo, mi amor, es ignorancia el querer separarlos. Yo recelo si dicen que este amor no tiene cielo.
       Sin tì no encuentro a nada la importancia para poder, amor, seguir viviendo.
       Si no puedo sentir lo que sintiendo me tiene puesto en pie cara a la vida....
       Si no dejan, mi amor, que nos amemos....
       Tendria que pensar que nos marchemos allì donde èste amor tenga acogida.
       Mas hemos de luchar cada mañana la sed de nuestro amor, el sentimiento.
       Amor que abraza amor y va en aumento en busca de su sed y su fontana.
       Amor que sòlo es amor y que se afana en no volver a ser amor sediento.
       Debemos de luchar en el intento por ver que nuestra lucha no fue vana.
       Estando tù a mi lado no hay temor que nadie nos destruya en el amor que anhela la amistad y que persigo.
       Contra todo he luchado. Y he perdido.
       Ya no puedo negarme la evidencia.
       Si mi amor por tu amor es impotencia que recoja la noche mi alarido.
       Voy sufriendo, mi amor, con el olvido de quien mira este amor con diferencia, un segundo sin tì es penitencia que no puedo aguantar.
       Y confundido me debato con saña contra el suño de perderte.
       Quizà ya no soy dueño ni siquiera de mì. Soy peregrino que camina sin rumbo su mañana.
       Con tu amor en mis brazos soy solana en la noche de sol de mi destino.
       Mas este amor que parece que a una mujer proclama no es asì, es amor que este peregrino reclama en masculino  todas las mañanas amando a su anhelado amigo.........  El Vino.
.

miércoles, agosto 17, 2011

Gira desastrosa. (basado en hechos reales)

Fulgor Mochuelo es un joven compañero de un pequeño pueblo de provincias que me cuenta la siguiente película. Él, su primo y dos amigos han viajado quinientos kilómetros para acudir de gira a un concierto de músicos muy señalados en el ámbito antifascista en una gran capital del Estado. Como resulta que están secos, y sus padres con la crisis y el paro andan cabizbajos y meditabundos, hicieron lo siguiente para no pedir dinero: cogieron la tarjeta de crédito de la madre viuda de uno de ellos sin que se diera cuenta, sacaron 200 euros de 1000 que había en el peculio gracias a que sabían la clave del artilugio, compraron comida con la intención de hacer bocadillos y venderlos en el concierto, y así amortizarían gastos, devolverían los doscientos euros y ellos se ganarían unas pelas además de escuchar música de alta calidad en directo.

Me dice Fulgor que cuando llegaron a las puertas del concierto y se integraban en el ambientazo, una chica maja les hizo un baile. Mientras la miraban en éxtasis, alguien les robó todas las mochilas: la de la comida, la de la ropa, la de la reserva de dinero, la de los porros…, así que se quedaron sin ventas, sin identificar, desnudos, hambrientos, sin drogas y sin poder entrar en el concierto.

Para colmo, cuando estaban mirando perplejos el terrible vacío dejado por el equipaje desaparecido, llamó la madre por el teléfono portátil (gracias a Durruti en el bolsillo) lanzando sonoros alaridos y grandes amenazas si no volvía el dinero de vuelta a casa. Para mayor abundamiento otros padres han dado ya el oportuno aviso a la guardia civil para que los localicen y devuelvan al Ho-gar. Me pregunta el compañero Fulgor Mochuelo desde un cíber que qué es lo que pueden hacer para salir del atolladero. El Acratosaurio responde sin dudarlo: Escapad.

Tenéis quince años y no sois coles sin piernas. Podéis iros muy lejos y vivir de cualquier actividad que se os ocurra que sea más digna que la de escuchar recriminaciones diarias de vuestros padres. ¿Sois cuatro? Podéis hacer espectáculos de lucha callejera para turistas. Uno vocea los lances y quites, otro pasa el bote y los otros dos se majan a hostias y volteretas. La vida del artista es alegre. Comed pan, no fuméis y dormid en la calle. Es una existencia muy económica. Así habitaba Diógenes y se hizo famoso.

Pensad además en vuestros padres. Ellos están a buen seguro hasta las narices de vosotros, os trajeron al mundo por ignorancia, accidente y desconocimiento. Darían los ojos con tal de perderos de vista. Solo un oscuro determinismo genético les impide subiros a una catapulta con destino a la Conchinchina.

Así pues, empezad desde cero viviendo bajo un puente, luego formando una cooperativa de inquilinos, más tarde una cooperativa de construcción, haciendo pisos baratos podríais hundir el mercado de la vivienda, haríais grandes colonias de jóvenes desarraigados, multitud de cooperativas y la revolución social. Conseguid vuestra emancipación, y el mundo será mucho más agradable. Y si no es más agradable, al menos estará más autogestionado.

¡Sed independientes. Sed libres! Larga vida al comunismo trinitario circular. Lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de uno.

Por Acratosaurio Rex allà por Mayo de 2009
Biografía: Acratosaurio rex nació aproximadamente en 1949 en el seno de una familia rural dominando diversos oficios relacionados con el agro. Posee un carácter muy alegre y confiado, ya que al parecer practica la meditación intrascendental.

Sherlock... Cada dìa me gusta mas este Acratosaurio. Sigo buscando pistas.




domingo, agosto 07, 2011

El colegio

El otro día tuve que ir a recoger a mi sobrino al colegio. Y me quedé alucinado. ¿Se han fijado en cómo salen los niños de la escuela? Es algo espeluznante. Salen despavoridos, corriendo en cualquier dirección, como endemoniados, empujándose y gritando... como huyendo de algo, que piensas: ¿qué les harán ahí dentro?

Yo recuerdo que de pequeño no salía del colegio de esa forma tan violenta.
Francamente, yo la mayoría de las veces... ni entraba.
A mí me decían:
- Enriquito: si quieres ser un hombre de provecho, vas a tener que estudiar un poco más.
Y yo les decía:
- Vale, pero si no quiero serlo, ¿puedo seguir como hasta ahora?
Pero a ellos les da igual, te cargan con un mochilón... ¡así de grande!, y te dicen que todo eso te lo tienes que meter en la cabeza...¡Pero qué empeño en meterme cosas en la cabeza! ¿No se dan cuenta de que no cabe?.
Además, en el colegio se aprenden muchas cosas inútiles.
Por ejemplo: ¿para qué se tiran tres meses enseñándote a diseccionar una rana?... Coño, ¡que te enseñen a pelar una gamba!
¿Y las matemáticas? Para empezar, te enseñan los conjuntos: estaban los conjuntos conjuntos y los conjuntos disjuntos. Muy bien, me ha sido muy útil en mi vida saber esto.
Ahora, el que cambió mi vida fue el conjunto vacío:
le enseñaba las notas a mi madre y ella me decía:
- Enriquito, ¿y este cero en matemáticas...?
- Mamá, no seas antigua, esto no es un cero, es un conjunto vacío.
Luego te enseñan a sumar, restar, multiplicar, dividir.. Y dices:
"Ahora me enseñarán a pedir un crédito en el banco..." Pero no. Lo que te enseñan es la raíz cuadrada... ¡Ay, amigos! ¡Qué gran tema la raíz cuadrada!
¡Lo bien que me ha venido a mí saber calcular la raíz cuadrada...! Sin ir más lejos la he usado... nunca. Francamente, ¿a ustedes no les parece que ha llegado el momento de plantear este asunto al Gobierno? La raíz cuadrada tendría que ser voluntaria, como la mili.
Y luego llegaba el profesor y decía:
- Chicos, os voy a poner unos problemas.
Pues... cojonudo: Llevo una mochila de ocho kilos, me llaman Carabesugo, me roban el bocadillo... ¡Y encima viene este tío a ponerme más problemas! Y dictaba:
- Si Pedrito tiene seis manzanas, viene su hermana y le quita dos, viene su primo y le quita otras dos y luego el perro se come una... ¿Cuántas manzanas tiene Pedrito? Pues no lo sé, pero, francamente, si quiere mi opinión... Pedrito es gilipollas.
Otra cosa que te enseñaban era el latín y el griego, las lenguas muertas...
¿A ustedes les parece bien que les enseñen lenguas muertas a los niños?
¡Con razón por la noche no pueden dormir!
¿Y la sinalefa? ¡Eso tiene que ser una guarrada! Yo me negué a estudiarla...
Y hablando de cochinadas: también te enseñaban los gases nobles...
Mire usted, a mí me parece muy bien que los nobles se tiren sus gases como todo el mundo,¿pero es necesario estudiarlos?
La clase de música... Muy bien, en casa no te dejan gritar ni jugar al balón en el pasillo, pero puedes soplar la flauta hasta que se te salgan los higadillos. Y tu madre ni mu... Total para aprender a tocar
"Debajo un botón, ton, ton..."
Por no hablar de la clase de gimnasia... ¿De qué te va a servir en la vida saber dar una voltereta? ¿Y saltar el potro? ¿Se imaginan que en un debate entre Aznar y Zapatero Aznar dijese: "Señor Zapatero, usted va a subir las pensiones y va a bajar la gasolina, pero, ¿sabe saltar el potro...?
Déjese de demagogias... Salte el potro señor Zapatero, salte el potro"
La única vez que yo estuve atento en el colegio fue cuando explicaron la reproducción humana. Aunque tampoco me sirvió de mucho: primero te hablaban de un guisante... después de unas abejas que salían de su colmena y llevaban el polen por ahí.. Y luego te enseñaban unos dibujitos de una pareja en pelotas... Que yo pensaba: ¿Y aquí quién de los dos tiene el guisante...?" Pero ahí no se acababa el follón, porque yo sabía que había una cosa que se metía en algún sitio... Y además estaba la cigüeña... Con lo que me fui a mi casa pensando que la reproducción humana consistía en que una cigüeña metía un guisante en una colmena y una abeja lo esparcía...
Muy bien... Yo no quiero molestar, pero entonces. ¿para qué me sirve a mí la polla?
En fin, amigos, que según lo que nos enseñaban en la escuela, un hombre de provecho es un tío que habla lenguas muertas, come guisantes, da volteretas y toca la flauta... ¡Coño, este tío es Kung Fu!




Sherlock... buscando pistas.


.